• Tiempo Magis

Los Nadies

En alguna página de “El libro de los abrazos” se encuentran unos versos del escritor uruguayo Eduardo Galeano en los cuales hace referencia a “los nadies” como los invisibilizados de nuestros días. Estas palabras nos invitan a poner la mirada sobre las personas de nuestra sociedad a las cuales, desde la indiferencia, les quitamos la identidad y sus derechos. Actualmente esa mirada de desprecio se encuentra puesta sobre diferentes grupos, entre ellos están los/as migrantes, aquellos/as que muchas veces se ven obligados/as a dejar sus tierras por motivos de fuerza mayor o eligen hacerlo libremente y se encuentran frente a la violencia de un mundo que le cierra sus puertas.


Las palabras de Galeano pueden parecer fuertes, pero me parecen representativas de lo punzante que pueden ser nuestros prejuicios sobre quienes sostienen la esperanza de encontrar un lugar en el cual vivir libremente. Este relato da cuenta de cómo nuestros prejuicios en torno a los migrantes están fuertemente atados a un modo jerarquizado de mirar el mundo, donde algunas culturas tienen un valor superior a otras. Al pensar en “los nadies” se me hacen presentes las personas olvidadas por una cultura que mira con desconfianza al extranjero, una cultura del descarte que excluye la diversidad y que es funcional un sistema que la respalda.


Galeano entre versos nos deja la enseñanza de que “la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca…”, y personalmente creo que en nuestra realidad debemos tomar conciencia de esto, ya que la igualdad no es algo que esté dado, sino más bien una misión que nos desafía a salir de nuestra comodidad para encontrarnos con los/as otros/as. La sensibilidad con nuestros/as hermanos y hermanas migrantes no es un ideal que vaya a nacer solo, sino más bien son valores que debemos forjar en la vida cotidiana. Este poema puede ser un llamado a poder identificar quienes son “los nadies” de nuestra sociedad y desde ahí poder construir una cultura de la hospitalidad y el encuentro con bases en la igualdad de derechos.


Al mirar la problemática en torno a las migraciones desde “los nadies” podemos hacer una revisión crítica sobre el lugar ocupan los mismos en los medios de comunicación, si se preserva su dignidad o figuran cosificados “en la crónica roja de la prensa local”. Nuestras raíces como pueblo son diversas y multiculturales, por eso al mirar a nuestros/as hermanos o hermanas no dejamos de mirar parte de lo que somos. Al fin y al cabo todos/as podemos ser “los nadies” en otros contextos. Quizás poniéndonos en el lugar de “los nadies” podamos ver de otra manera la violencia de la exclusión y el dolor de la indiferencia. Tal vez creyendo en la migración como un derecho humano podamos mirar a las personas y sus situaciones que buscan respuestas.


Mirando esta realidad desde el mensaje del evangelio nos podemos preguntar qué opción tomamos nosotros en estos días, si la de asumir una postura profética para anunciar la fraternidad y denunciar las injusticias o la de formar parte de quienes defienden que los migrante “no tienen nombre, sino número”.


Por: Alejandro Dodera


  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram

@TiempoMagis

  • Blanco Icono de YouTube

Tiempo Magis