top of page
  • Foto del escritorMiguel Núñez

Madre Auxilio de los jóvenes

Actualizado: 26 jul 2023

Ella reconoce que Dios es justo, digno de confianza y que ha auxiliado a su

pueblo a lo largo de la historia



La realidad social y familiar actual nos ha presentado la imagen de una madre que

además de la ternura y el cuidado vital tiene la fortaleza como elemento esencial de

su maternidad. Cada vez más observamos la fuerza de la maternidad no sólo a nivel

biológico sino a nivel social; madres que buscan a sus hijos desaparecidos en las

fosas, mujeres que ejercen su maternidad alimentando a migrantes que no conocen

(las patronas), mujeres líderes que luchan para detener la violencia hacia las

menores.


Cuando se celebra la maternidad se tiende a adornar con flores, de color rosa y se

hace recordar la dulzura de las madres; sin embargo nos haría bien reconocer su

fuerza y su valentía para acompañar a sus hijos en los momentos más críticos de la

vida. El instinto protector de las madres hacia sus hijos durante la infancia resulta

muy natural, sin embargo en los momentos de la adolescencia y de la juventud,

cuando la realidad acecha con mayor fuerza, no se visibiliza tanto el trabajo y

esfuerzo que las madres realizan.


En la maternidad de María de Nazaret puede pasar algo semejante, la recordamos

en los momentos en torno al nacimiento de su hijo, pero los sucesos de la

adolescencia no están tan documentados en la escritura canónica, ni frescos en la

mentalidad cristiana. El relato de María como madre de Jesús adolescente, que

narra Lucas (2, 41-51), no es tan agradable; perder a un hijo fuera de casa genera

preocupación, miedo y hasta molestia. La reacción de María no es precisamente de

dulzura: “Hijo, ¿por qué nos has hecho esto?” (Lc 2, 48). Finalmente, ante la

incertidumbre del suceso opta por procesarlo en su corazón, he ahí cuando se

gesta su fortaleza materna.


La fuerza y la valentía de la madre de Jesús no se fundamenta en su propia

seguridad sino en la grandeza de Dios, que ha hecho grandes cosas en su vida (Lc

1, 49). Ella reconoce que Dios es justo, digno de confianza y que ha auxiliado a su

pueblo a lo largo de la historia (Lc 1, 54).


San Juan Bosco, el santo de la juventud, propuso a sus jóvenes la advocación de

María Auxilio de los Cristianos con una característica clave: la fortaleza materna.

Atendiendo a jóvenes que sufrían orfandad, migración e injusticia laboral, reconoció

la necesidad de una madre que los defendiera con fuerza de las adversidades de su

tiempo. Don Bosco aseguró que María Santísima, como madre, es un auxilio seguro

para sus muchachos.


La confianza filial en María de Nazaret resulta significativa para los jóvenes de hoy,

que reconocen en ella la fortaleza materna que puede defenderlos de lo dañino y

violento que la sociedad tiene. Por eso, en este mes materno, pedimos el auxilio de

María para que con su fuerza abra horizontes para la juventud, despeje caminos y

Asegure la confianza en el Dios que es amor.


Comments


bottom of page