semana-santa-domingo-pascua (1).png
risen2blanco.png
15.png

Por Federico Aguirre

“Resurrección"

Porque todavía no habían entendido la Escritura, que Jesús debía resucitar de entre los muertos Jn 20, 9

 

Por las cosas de la vida y el amor, me tocó vivir en Grecia por casi nueve años. De este tiempo, que en gran medida fue un kairós porque me casé y tuve una hija, recuerdo con especial regocijo la fiesta de la semana santa, y sobre todo el domingo de Resurrección. En el cristianismo oriental, este es el corazón de la fiesta, para el cual todo el resto del tiempo pascual y el tiempo de cuaresma que lo precede son una preparación. La Resurrección, como culminación gozosa de la Pasión, también constituye un escándalo y una locura (1 Cor 1, 23), pues supera cualquier expectativa posible: vencer la muerte a través de la muerte, como canta el himno pascual. Sin embargo, no puedo dejar de preguntarme con el evangelista: ¿habré entendido la Escritura? ¿Realmente estoy participando en la inauguración del Reino de paz y de justicia? Difícil responder afirmativamente, si quiero ser honesto… si quiero reconocer que el misterio se caracteriza por superar toda expectativa y cada explicación. Pero me consuela recordar ese día de fiesta en Grecia, como la celebración del verdadero año nuevo, que coincide con el comienzo de la primavera… Me consuela recordar las amapolas coloradas floreciendo alrededor de las ruinas de mármol… ¡Jesús resucitó!

risen2blanco.png